BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
miércoles , septiembre 19 2018

El futuro luce prometedor para Ainge y los Celtics

WALTHAM, Massachusetts. Danny Ainge destrozó al equipo que llegó a la final de la Conferencia del Este el año pasado, y luego armó un nuevo roster que se quedó a una victoria de jugar por el título de la NBA.

Este verano podría presentarle un desafío aún mayor: no hacer mucho.

Con Gordon Hayward y Kyrie Irving de regreso de sus lesiones para unirse a sus compañeros, el estelar Al Horford y las jóvenes estrellas Jaylen Brown y Jayson Tatum, el gerente general de los Celtics de Boston en realidad no necesita hacer mucho para darle a la franquicia más condecorada de la NBA una oportunidad de ir por su 18vo título.

Realmente esa no es la naturaleza de Ainge.

“Me gusta este grupo de muchachos”, dijo el lunes, un día después que los Celtics perdieron el séptimo juego de la final de la conferencia ante los Cavaliers de Cleveland. “No vamos a buscar hacer cambios, solo unos cuantos ajustes”.

Pero también dijo: “Nunca sabes qué oportunidades se presentarán”.

Los Celtics finalizaron como el sembrado número uno del Este en 2017, pero la derrota en cinco juegos ante los Cavaliers en la final de la conferencia reforzó las sospechas de Ainge: que ese equipo no iba a dar el siguiente paso.

Fue tras Hayward (y, sin éxito, por Kevin Durant), y luego ganó la lotería del draft.

Seguía sin ser suficiente.

Cuando Irving les pidió a los Cavaliers que lo cambiaran, Ainge se abalanzó, renunciando al consentido de la afición, Isaiah Thomas, en un paquete que dejó a Boston con 11 jugadores nuevos. (También mandó la primera selección global del draft a Filadelfia por una selección de primera ronda a futuro y el derecho de elegir a Tatum, el jugador que dijo que quería desde un principio).

A pesar de perder a Hayward en el primer cuarto del partido inaugural, y a Irving en marzo, los Celtics tuvieron la ventaja de jugar en casael Juego 7 y aventajaban a los Cavaliers con seis minutos por jugar en el último cuarto. Pero los Celtics perdieron la brújula y LeBron James demostró ser demasiado, al lograr 35 puntos, 15 rebotes y nueve asistencias, mientras jugaba cada segundo del partido.

“Cuanto más lejos vas en los playoffs, más difícil es perder”, dijo Ainge. “Fue uno de esos juegos que perdimos que debimos haber ganado. Eso va a consumirnos a todos por un tiempo”.

Pero la actuación del equipo en los playoffs también dio a los Celtics razón para creer que este equipo podría ser suficientemente bueno para contender por el título. Y con los dos All-Stars de regreso, este verano no tiene que ser como el verano anterior.

 

Fuente: diariolibre.com

 

Deja un comentario