BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
domingo , noviembre 18 2018

¿Paro cardíaco? Sepa cómo actuar

En caso de paro cardíaco los primeros minutos son cruciales. Reaccionar rápido y saber lo que hacer ante este tipo de emergencia médica puede salvar una vida. Un especialista nos explica los pasos a seguir.

Una parada cardíaca súbita “es una pérdida brusca del pulso y del conocimiento causada por un fallo inesperado de la capacidad del corazón para bombear sangre de manera eficaz al cerebro y a todo el organismo. Suele estar causada por arritmias potencialmente mortales y anomalías en el sistema eléctrico del corazón”, explica la Fundación Española del Corazón.

“Si el corazón deja de funcionar, es decir, si hay un paro cardíaco, el flujo sanguíneo se detiene, los órganos empiezan a fallar y, en cuestión de minutos, la persona muere. Pero cuando el paro cardíaco puede detectarse y tratarse de inmediato, es posible evitar daños serios a los órganos, al cerebro y evitar la muerte”, apunta esta entidad.

EL PRIMER PASO ES SABER RECONOCER UNA PARADA CARDÍACA

Asimismo, indica que es algo que puede ocurrirle a cualquier persona, tanto adultos como niños, “e incluso a alguien que parecía gozar de buena salud”.

“La víctima de la parada cardíaca súbita pierde en primer lugar el pulso, luego el conocimiento y, finalmente, la capacidad de respirar. Todo ello ocurre rápidamente, en unos segundos. Si se realiza un electrocardiograma, no se detecta actividad eléctrica proveniente del corazón o se detecta una arritmia, por lo que no se produce una contracción eficaz del corazón”, detalla.

Para poder actuar correctamente, el primer paso es saber reconocer una parada cardíaca.

En este sentido, la Fundación Española del Corazón indica que ante cualquier persona desplomada hay que comprobar si respira y responde a estímulos. Si no lo hace, se debe avisar de inmediato al servicio de emergencias. En la llamada hay que especificar que se trata de una posible parada cardíaca e indicar la localización más exacta posible.

Del mismo modo, Nuño Azcona, director general de B+Safe, compañía especializada en tecnologías de la salud y seguridad para empresas, afirma que “lo primero es asegurarnos de que ni la víctima ni nosotros corremos ningún peligro. Tras haber hecho esto, colocaremos una mano en la frente de la víctima y otra por debajo de la barbilla y comprobaremos que no tiene ningún objeto en la boca que le impida respirar. Acto seguido, comprobaremos si respira o no”, detalla.

Azcona apunta que, para apreciar si respira o no, hemos de colocar nuestra cara cerca de su boca y su nariz y observar si su vientre sube y baja.

“Con anterioridad se tomaba el pulso para ver si tenía latido, pero hay pulsos muy débiles y difíciles de detectar por personal no sanitario”, aclara.

Fuente: diariolibre.com

Deja un comentario